Obedeciendo a tu señor

Arkadia

Mi esclava Arkadia: ¿Dices que soy digna de un emperador? Sólo de uno, con nombre y apellidos. Cómeme a mí pronto. Quiero tocarme, ¿me dejas? ¡Auuuu! Necesito que me folles sin parar Grrr estoy hipercachonda. Deseo. ¿Qué quiere mi señor que imagine? Estoy mojada, impaciente, deseosa. ¿Cuándo me vas a permitir tocarme, mi señor? Me estás volviendo loca. Empiezo, despacito. Postrada en el suelo me he corrido, intensamente. Imagina cuanto te necesito. Como sólo tú puedes tomarme.
Me vuelvo loca por verte, deseo estar entre tus brazos y llenarme con tu presencia (vale, no sólo tu presencia, ejem). Me torturas pero merece la pena. Nos merecemos, nos deseamos.
¿Cómo quiere mi señor que me masturbe? Mmmm deseo que me muerdas los muslos y que me aprietes fuerte. Y que vuelvas a darme aquel mordisco en el pezón que me duró tres días… Grrr Salivo… No voy a aguantar mucho más… Más si pienso que me estás devorando el sexo, con tu lengua tentadora. Voy a correrme, mi señor. Ha sido magnífico, pero te quiero a ti…
Agggg, quiero que me ates y me folles hasta caer rendidos. Una y otra vez. Un día voy a tener un susto, todavía llevaba tu nombre al lado de mi corazón… ¡Y no quería limpiarlo!

Por las noches tardo un rato en dormirme después de ti por una razón, tu abrazo. Me impresionas y te disfruto. Tu abrazo es puro deseo, puro amor, pura posesión. Tan adulto como infantil, «Mi niño, mi hombre» he pensado cada noche emocionada. También he dormido llena de satisfacción porque conmigo en tus brazos duermes al instante, si son cosas de la Legión o no es indiferente, lo que me importa es que conmigo así es. Y al despertar es un gozo recorrer esos centímetros que nos hemos separado y volver a notar tu piel, tu respirar, tu aliento.

Quiero cada noche besarte al dormir, quiero cada mañana desayunarte y después preparar el café. Quiero ayudarte con tus sueños y motivarte otros muchos, quiero cuidarte y mimarte, quiero que seas tan libre como yo lo soy contigo porque tú eres tu único juez y yo sólo puedo amarte tanto en tus victorias como en tus frustraciones. Te amo ahora y con el ahora tu vida de ayer porque te ha hecho quien eres, te amaré mañana cuando crezcas y no seas el de hoy. Nunca se deja de crecer. Ser mujer a tu lado es ser yo misma y sentirme completa, conocerme y prosperar, trascender y ser consciente de ello. Aunque la felicidad es una actitud se puede cuantificar. Sin ti puedo seguir siendo feliz pero quiero estar contigo, tú alimentas esa felicidad que crece cada día.

Mi señor me enloquece de deseo

Arkadia Tu mirada apasionada me desmonta por completo y me reconstruye aún mejor. Ese momento en que te encaminas decidido a poseerme completamente, en ese momento tu mirada se vuelve animal, la fascinación por tu esclava no te emboba sino que te decide más. Esa mirada es la que más me enciende y me pone…

Calentón de Asteria

ASTERIA {MAESTRO LÁTIGO}:    Mi dueño. Somos dos. Como tú desees. Sí, pensaba en sexo. A tres veces al día sí toca todos los días. Te deseo. Buá, qué ganas. «Antes o después tendrás que preñarme ;P «. No concibo la vida sin ti. Es como un inmenso y terrible agujero negro. Ocupas todos mis pensamientos.…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s