Escritos de la Holandesa Errante

HE {Junger} Junger cuando estaba boca arriba y me follabas de rodillas, yo estaba excitada y encima era muy feliz. Me pones a cien cuando me tocas, me haces perder el control, los papeles y el sentido cuando me pones boca abajo, cuando me usas, cuando te la chupo. Pero cuando puedo mirarte a los ojos, además de excitadísima, noto alegría. así que no lo hagas más, para que me centre en el sexo 😛 y eso que hay veces que tengo que dejar de mirarte porque es demasiada intensidad, el cruce de miradas, con la sensación y el placer.

Junger que me pongo de rodillas en cuanto me dices cómeme algo, Junger y sabes que lo hago, que no es un ademán, ¿verdad? si quieres, un día, un día que te apetezca 😛 deja que te lo demuestre en público, pero si no me paras, lo haré donde más te plazca.

Me acuerdo de lo que ha ocurrido en tu casa, y de los gestos que me hacías en el campo cuando los demás no miraban, me acuerdo de tu tacto en la pierna a pesar de la gente de alrededor, me acuerdo de tus miradas cuando los demás están despistados. También recuerdo algunas miradas entre divertido y ¿enternecido? ¿condescendiente? cuando me pongo a dar brincos o cuando uso un tono excesivamente infantil. Sólo tú haciéndome tuya, ejem. Soy el blanco de tus palmadas, yo necesito tocarte, porque lo que me apetece es soltarte un morreo. Oh, ¿entonces te llamo mañana cuando me levante y quede una hora y media para arrojarme a tus brazos, o a tus pies, o a donde te dé la gana ordenarme?

Yo no sé si soñar contigo o procurar soñar poco para no cansarme y que me tengas tú de verdad. ¿Te doy un besito? Traeré la cuerda anudada, sumix y el aceite, y la venda, y el huevo, con las pilas puestas. Me ducho, me visto y estoy ya. Slurp y smuack. Aviso, o dejamos de hablar ya de sexo y pasamos a la acción, o te bajo la bragueta según me dé, delante de quien sea ^^
Estoy en pelotas en el salón y es como si llevara dos mantas encima. Un beso lento, has de dármelo pronto. Te echo de menos. Te echo mucho de menos. Quiero verte. Estaba mirando los cordones de cuero para hacer el pedido. Es lo que más deseo, reviento de lujuria por ti. Imaginaba que me cogías de los muslos clavándome los dedos, en la postura del icono azul, te deseo mucho, ahora, ahora quiero, seguro que tú sabes cómo hacer que yo llegue.

Recuerdo un día, un sábado en tu salón, dedicamos mediodía, tarde y noche a eso =) de vez en cuando, lo hagamos. Con intervalos de una hora, por ejemplo. Tenemos pendiente ESO. Cada vez que intento moverme y me lo impides, a lo mejor estamos simplemente tumbados viendo la televisión, me excito. Ya no puedo dejar de intentar moverme para que sigas impidiéndolo, y empiezo a sentir calor entre las piernas. Y me apetece hacer más fuerza para que la ejerzas tú también y que acabes pellizcándome o dándome algún cachete por las nalgas o los muslos o las caderas… y en realidad estamos tumbados relajados viendo la tele pero ya me has impedido que me mueva y ya estoy como una moto, no me dejabas que moviera la cabeza, que es lo que me estaba excitando ^^ probadooooor, probemos, azotes, ay, ay. Muy sugerente, pero suéltame las manos en seguida, me gusta usar las manos cuando te hago una felación. Me gusta tocarte mientras tanto. Quiero que me pongas unas cuerdas ya, donde quieras, pero pónmelas
¿Por qué iba a interrumpir cuando te has corrido? Justo ahí es cuando más sensible estás, y si te molesta ya me quitarás. Pero mientras sientes el orgasmo yo quiero potenciarlo, y alargarlo… vamos a tener un reencuentro apasionante. Qué bien me lo pasé el viernes, que me hablaras en el lecho mientras me tomabas me gustó mucho, es como si en tu casa no pasara el tiempo, la recuerdo siempre igual (cuando estamos a solas, claro)
No, no me estoy masturbando, lo hago cuando me lo ordenas, también meterte mano por debajo del bañador sin que nadie de alrededor se percate y cuando me metes mano viendo series, pero sí, es mucho mejor cuando te meto mano y siento que te gusta, y cuando no te controlas más y mandas a hacer gárgaras series o lo que sea, para montarme… para poseerme en ese mismo momento, quién pudiera ver y sentir tu erección, habrá más pero ésta ya no.

Debajo de la mesa, arrodillada, mi cabeza entre tus piernas, Junger mientras escribes, mientras lees, mientras atiendes el teléfono aunque de vez en cuando se te escapa la mano para agarrarme del pelo, no puedes resistirlo, las piernas, rozando ligeramente con las uñas ¿escribes lo que te voy haciendo?, el otro día seguías hablando incluso cuando te la chupaba, de hecho, es cuando más hablabas y ahora hablas de escribir mientras te la chupo… interesante. Que no se te olvide el lunes obligarme a… yo estoy dispuesta, muy dispuesta, estoy deseando tenerte dentro, de donde sea, pero dentro, y de un día para otro echo terriblemente de menos tus manos. Soñaba con la próxima vez que me ates, pero no son cosas excluyentes, sumix, el deseo me devora, te deseo mucho. Aaaahhh, estaba hecha polvo y me has puesto a cien. Me voy a cumplir tus órdenes, vuelvo en un rato, sumix
Tumbada, en silencio, a oscuras, recordando tus palabras, con una mano en el coño, y la otra acariciándome el cuerpo, luego he buscado la entrada de mi culo y he jugado ahí. Después he hecho el rito pero no es mi fuerte. Se me da mejor masturbarte a ti. Tus textos me han devuelto la vida, mucho, te doy las gracias, pero espera a que te toque por lo menos! amo, dueño y señor… para qué quieres bajar la verga, déjala así hasta mañana! (A) <:o) sumix Podríamos tener una sesión intensísima de sexo mañana.
Gracias por esta tarde. Me has dado una tarde maravillosa. Te he pillado desconectándote, por eso sólo me ha dado tiempo a ponerte gracias, y aún así llegué tarde ^^. Lo dicho, que gracias. Junger no quiero esperar hasta el viernes, quiero que me vuelvas a follar como esta tarde, ya, ahora, esta noche, mañana por la mañana, por la noche, una y otra vez. Tengo unas ganas locas de oírte, llevo horas tentada de llamarte y pedirte que me hables, que me cuentes cosas. No lo he hecho por dos motivos: uno, estoy estudiando. Dos: no te gusta hablar por teléfono. Ya ves, hablamos todos los días, pero me ha entrado mono, así de golpe. Y estoy taaaan cansada (pero no he terminado de estudiar). Junger sólo me interesa tu vida sexual y debería parecerte bien.

No puedo vivir sin tus mimos, como tu sumisa, que puedo ser lo que me pidas, y que habrá momentos de sexo tierno y cálido que corroborarán muchas cosas blablabla… pero eso está incompleto si no soy tu puta en la cama. Me asusto de mi propia manera de expresarme, pero es justo lo que quería decir. Me gustas, muchísimo, hoy me deleitaba mirándote de perfil, y pensaba “no puedo soportar lo guapo que es” (ríete, me da igual, es lo que pensaba), tengo tu opinión por encima de las demás, prácticamente todo lo que hago ahora es porque tú me lo enseñas, mi forma de expresarme, de trabajar, las iniciativas no oficiales, así que también has sido, eres, mi maestro. Pero eso no ha sido lo que nos puso en marcha. Ejem, vamos, que me gusta la mezcla, me gusta pensar en todas esas cosas pero no de forma individual, pues yo te digo que es mucho más divertido ser tu puta y tu esclava sexual y es mucho más motivo de orgullo que me abraces o que te me duermas en el regazo sabiendo que en otras ocasiones no eres capaz de controlarte cuando me follas, aunque no consigo imaginarme diciéndote que no a un polvo, no consigo imaginarme impidiéndote que me folles. Si tú quieres, cuando quieras, y cuando me lo ordenes. Cuando te apetezca a ti y te ponga.


Me gusta mucho, lo primero es que me folles mirándome a los ojos, lo segundo, la bolita, lo tercero, chupártela, luego depende, me masturbas de una manera espectacular. Lo mismo me pasa cuando me comes el coño. Cuando me metes la polla, sé todo lo salvaje que quieras, cuando abuses de mi cuerpo en zonas externas: culo, caderas, piernas, brazos, cuello… Me gusta más chupártela, es que entran en juego factores como la satisfacción mental, la satisfacción sexual y la comodidad, me resulta mucho más satisfactorio que tú lleves las riendas, bueno, verte encima de mí mirándome a los ojos es como asomarse a un precipicio y ver el mundo entero, así de impactante, y mira que lo hemos hecho veces, pero es que me impresiona. Es una experiencia asombrosa. Cuando la bolita, además de poder acariciarte los testículos en el mientras tanto, me gusta imaginarnos, desde fuera, cómo me coges las caderas, y me pone muchíiiiiiiiiisimo notar que pierdes el control en esa postura, que me embistas porque estás muy excitado, uf! cuando te la chupo, me siento segura. Suena raro, pero yo te lo explico.

Me gusta tocarte y manosearte, me gusta jugar con la lengua, lo encuentro extraordinariamente sexual, cada brinco que das es porque yo te lo he provocado y me produce una satisfacción enorme. Además es la actividad que más me absorbe, es decir, lo demás también, pero cuando te la chupo, el cerebro no funciona, directamente. Estás tumbado, de pie, sentado, da igual, yo acabo de rodillas. Y te estoy haciendo una felación, si las hay que lo encuentran hasta humillante! bueno, pues a mí me pone justamente eso y sentirla en la boca ¡y sentir cómo crece! es espectacular, qué sensación ^^ sé cuánto te gustan las mamadas, que lo que me gusta del sexo es participar y hacerte sentir y cuando tú me estás comiendo me falta una parte importante de ese acto. Sí, me gusta mucho, y cuando estoy pasando de la meseta al orgasmo veo las estrellas, pero le falta ese no sé qué que qué se yo. A veces sueño (no como esperanza sino como sueño en fase REM) que estamos tumbados durmiendo, de lado, tú detrás mío, y del mismo roce te excitas y empieza a ponérsete dura, y comienzas a restregarte a mi culo y yo me pego a ti, porque me pone cachonda notarte ahí, y al final levantas el camisón (en el sueño llevo camisón) y me follas en esa misma postura. Es un sueño recurrente, sí, es que imaginarte cogiéndome de la cadera, pero cogiendo… cogiendo, nada de estar un poquito apoyado. Uf. Pero me impacta tanto verlo en el espejo que me quedo paralizada. Junger me gusta que me acaricies suave las tetas, masajeando, pasando la lengua por el pezón, pero cuando estoy muy excitada, me vuelve loca que me muerdas los pezones y los pellizques con fuerza. Depende de la circunstancia 😀 pero vamos, debe de ser mi segunda y a veces primera zona erógena de mi cuerpo. Casi podría decir, en broma, que son mi punto G, me gusta masturbarte con mis pechos y que eyacules sobre ellos =) sumix , tú mandas, oh amo. Me gusta mucho tener tu verga dentro de mí, me gusta tenerla dentro, y me gusta sentir tu cuerpo apretado al mío cuando quieres profundizar en mi cuerpo sobre todo cuando hago presión al cerrar las piernas, mi amo, sumix sí, mi señor, si acaso pudiera lamer tu polla ahora…, mi maestro. Junger, te ruego me dejes introducírmela dentro. Quería hacerme un tatuaje para ti: atada a la cama, cuerdas, látigo y hielo.

Asteria
Arkadia
Kajira
Holandesa
Nina
Luna
Dulce
Chispita
Sibari
Ishtar
Alen
Estreno
Universitarias
Ibertext
Mar e imperio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s