Asteria se ofrece al Maestro

Mi amo es un hombre fascinante y seductor. Él, aunque lo sabe, no lo reconoce, porque no es un acto voluntario. Simplemente es así. Cuando empezamos a hacer cosas juntos y a compartir intimidad era no bastante, sino muy mujeriego. Yo lo conocí así y nunca pretendí cambiarlo, porque lo primero que sentí por él … Sigue leyendo Asteria se ofrece al Maestro

A media noche

Escribe Arkadia {mi señor} Domingo Hace un par de horas que nos habíamos dormido, tú boca arriba y yo de costado abrazándote, tu brazo pasa bajo mi cuello y tu mano se sujeta a mi hombro, acariciándolo con el pulgar en línea recta; como si quisieras alejar mi piel de tu mano y atrayéndola otra … Sigue leyendo A media noche