Tírame del pelo

Asteria {mi señor}

Mientras me besabas, me cogiste del pelo y estiraste. «¿Así decías en tu blog que íbamos a tirarnos de los pelos fuera del lecho?». Acabamos en la cama. Tírame del pelo, mientras me besas, mientras me posees, mientras me haces tuya. Tírame del pelo, muérdeme los labios, aráñame la espalda. Aprisiona mis caderas. Haz sonar mis muslos. Penétrame. Y deja que me llene de ti. Quiero gritar de placer al sentirte dentro. Vuelve a mí, aunque sea en sueños.

A veces me planteo que «diorarte» no es el término más correcto para expresarme. Porque te echo en falta a cada instante del día y de la noche. Por el día son recuerdos como agujas esparcidas en un césped por el que camino descalza. Voy caminando tranquilamente, y de pronto noto el pinchazo por sorpresa, hasta la siguiente aguja.

Por la noche sueño en todo aquello que dejamos de hacer por la distancia. Sueño con tus manos, deslizándose por mi piel. Con tu lengua buscando el sabor de mi cuerpo. Con tus dientes, mordiéndome los labios. Con tus piernas, sensibles a mis caricias. Con tu voz, susurrándome sueños al oído. Con tus hombros, que sujetan con firmeza nuestros impulsos. Con tu sexo, que me vuelve loca. Con tu cuello, hum, tu cuello… Podría decir que siento tristeza al despertarme, pero no es cierto. Me encanta despertar y saber que no me hace falta soñar contigo para tenerte.

Pienso en ti, en la cama, tus manos agarran mis muñecas. El ritmo es rápido. El gesto contraído. Voy a sentir cómo te viertes en mí. Pienso en ti, mientras me pones las esposas. En cuestión de segundos me llevarás arrastrando a la cama y me atarás con tus vendas. La comida, esparcida por el suelo. Pienso en ti, sentado en esa mesa, contándome historias, anécdotas, chistes, cantando. Pienso en ti, en nuestras conversaciones en el msn. En tu forma de expresarte, en tu forma de hablar, de escribir, en cómo consigues que todo lo que salga de tu boca sea interesante… Pienso en ti, en tu manera de atravesarme con los ojos, de sostenerme la mirada hasta que me haces agachar la cabeza, no siempre. Conecto internet, te veo, te deseo, te beso virtualmente. Abramos el grifo, llenemos la bañera ¡Dónde vas! No me salpiques, ja ja, acabaremos los dos empapados. Te deseo, te deseo, te deseo. Quiero tocarte, quiero verte. Me conformo con verte pero quiero tocarte. Estás ahí continuamente. Ha sido un día duro. Pero tengo mis recuerdos y fantasías.

Cómo deseo que me poseas de nuevo

Recuerdos de la holandesa

Junger a  HE {Junger}: comencé a poseerte medio desnuda, ardía de pasión, y para acabar de sacarte los pantalones, que tenías en los tobillos, me encontré unas zapatillas  y volqué todo en delicadeza para esos pies HE {Junger}:  un viernes de cierre. Zapatillas de lona, desatadas, despacito, muy despacito. Yo recuerdo una tarde post examen, … Sigue leyendo Recuerdos de la holandesa

Dama Blondie

Dama Blondie dice: me estoy corriendo Maestro Látigo  dice: saco la polla de tu coño, la meto en tu boca, la morena te lame el sexo, mete la lengua en tu vagina. Dama Blondie dice: córrete en mi boca, amo, ya déjalo córrete en mi boca, sácatela, fóllame la boca. Maestro Látigo  dice: cuatro manos … Sigue leyendo Dama Blondie

La dama Asteria

Dama {Maestro Látigo}  Maestro, elige un sitio, te excito pero te lo digo para hacerlo, no sólo para excitarte. Pues ahora imagina esa sensación en un lugar público con mis labios, mi boca. Tú de pie o sentado, como desees, yo de rodillas, ambos en silencio y el hilo musical o el ruido del tráfico, … Sigue leyendo La dama Asteria

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s