¿Orgasmo?

Una historia contada por Arkadia


Hay orgasmos de muchos tipos: en pareja, en grupo, en solitario; buenos, malos, regulares, los “¡ay Dios mio que me muero!” que son los mejores y está el terrible orgasmo frustrado. Este orgasmo es peor que pegarle a una madre.

Estás en casa y estás sola, con todo el tiempo del mundo, estás aburrida y te pasa por la cabeza alguna idea picarona, sonríes y vas corriendo al cuarto a hurgar en “la cajita de la felicidad”. Es una caja especial, una caja que toda mujer debería tener, que según los casos y según los gustos pesa más o menos, yo recomiendo que pese; es nuestra caja de la felicidad porque aquí guardamos nuestros juguetitos picantones. Y sacas todas las cosas de la cajita y las pones encima de la cama: lubricante, bolas chinas, vibrador grande, vibrador pequeño, dildo, esposas de cuero, un fular negro, la funda de silicona para el dedo con bolitas, la que tiene estrías, la que tiene pinchitos… Y te quedas mirando la cama, en esos momentos más que una cama parece que estés haciendo inventario de un sexshop, y piensas qué coger. El vibrador grande no porque te apetece algo más coqueto, las bolas chinas mejor para cuando toque limpiar, el fular tan sensual… podría ser buena idea taparse los ojos e irte a otro lugar de la casa con los ojos tapados… pero te acuerdas que las puertas de casa tienen manillares de los que si no vas con cuidado te dejas la piel…

Decidido. Coges el vibrador pequeño y las funditas para los dedos, te apetece animarte con algún vídeo porno y despejas la mesa del ordenador, plantas tus juguetes y te pones a buscar vídeos. No sabes qué te apetece ver pero te encuentras uno que es muy sugerente: una muchacha con las tetas que deseas, suficientemente grandes y suficientemente firmes, está en el cine rodeada de maromos que no hacen otra cosa que mirarle esas perfectas tetas. Avanzas porque ves que tarda en que uno de los que tiene al lado le empiece a tocar un pecho, bien ¡ya empieza la fiesta! y el hombre toca y acaricia, masajea y aprieta por encima del top y vuelta a empezar… ¡ejem que yo he venido a ver más! vale, el de atrás se anima. Una tía en un cine con un chorbo para cada dominga no está nada mal, pero después de 10 minutos de vídeo no hay más. Mierda.

Miras de reojo a tus juguetes y piensas en decirles que no es tu culpa, que tengan paciencia que vas a seguir buscando. Y buscas, claro que buscas porque estás cachonda y lo que quieres es encontrar un vídeo interesante que lo puedas dejar en marcha y no te aburra para así tocarte a conciencia y tener el orgasmo del siglo. Porque cada vez que nos masturbamos queremos tener el orgasmo del siglo, con razón. Y llega el vídeo que vas a ponerte definitivamente, no es lo que querías exactamente pero es que exactamente tampoco sabías lo que querías. Una no se rinde fácilmente porque para algo te has pasado una hora buscando un puñetero vídeo de unas niñatas pijas que van a una fiesta VIP y hacen las cochinadas que te gustaría hacer si tuvieses ese cuerpo, ese vestido y esos tacones, porque la tendencia de la celulitis se quedó como unos doscientos años atrás.

Llega el momento en el que te pones al tema, hace fresco y no te vas a desnudar porque si pasas frío la has cagado, también hay pajas buenísimas que se hacen con ropa puesta oye. Te empiezas a acariciar por encima de la ropa con mucho mimo y poquito a poco, mientras te acaricias también de cuando en cuando vas apretándote un poquito las tetas y cuando empiezas a estar a tono pasas las manos bajo la ropa. El vídeo sigue, hay una pelirroja que le está comiendo el chichi a una morenaza de ojos verdes mientras un maromo se la endiña con delicadeza y ritmo. ¡Uf, qué calores!. Y empiezas a mover tus dedos más rápido, los metes y los sacas al mismo ritmo que el maromo finolis, de cuando en cuando también te vas refregando el clítoris y cuando estás más caliente que los empastes de un dragón (qué cosas tiene google, jajaja), eso que cuando ya estás lista para el orgasmo te das el meneito final y quieres explotar, quieres temblar de placer y quieres que te caiga una lagrimita por tu logro. Y…

¡Y una mierda!

Te lo habías preparado todo, lo tenías todo a tu favor, tenías muchas ganas y lo que consigues es un gatillazo del copón. Porque si, las mujeres también sufrimos gatillazos. Y si, son MUY frustrantes, piensas que vas a llegar a explotar y lo que notas es simplemente un gustito que pichí pichá que no te dice ná. Y miras la mesa donde están los juguetitos que se han quedado esperando, están ahí inertes y te ignoran de la misma forma que les has ignorado tú, les giras la cara y les amenazas con no volver a sacarlos y aún así ¡ni se inmutan los descarados!, ¿pero cómo narices se van a inmutar si están hechos de plástico? piensas. En fin, les perdonas a regañadientes y los guardas. Sientes una decepción muy grande, porque te has fallado a ti misma, porque tenías expectativas y sabes que puedes darte un montón de orgasmos de ¡ay, mi señor! pero esta vez no has sido capaz. No lloras porque eres una orgullosa pero ganas si que te entran. Así que te bajas la camiseta para taparte las tetas, recoges todo, cierras el vídeo, te lavas las manos y te vas a hacer la cena y a ver una peli que ya está empezada porque te has tirado una hora buscando un maldito vídeo y se te ha hecho tarde. Al menos lo has guardado en favoritos para otra vez.

La pena es que lo más probable es quedarme dormida antes de que llegue mi Maestro Látigo, bueno a lo mejor si lee esto no es tan delicado porque le entrarían la furia loca de darme todo lo que yo no me he dado “¡Toma, toma, eso te pasa por mala, toma, toma, para la próxima aprende, toma, toma!”. Oye, otra opción sería darle a imprimir y dejárselo al lado del plato de la cena… Joder, la impresora no funciona. Pues para por la mañana, de deberes.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s