Mujeres

Gabriele D’Annunzio


Han existido mujeres serenas de ojos claros,
infinitas y silenciosas como esa llanura
que atraviesa un río de agua pura.
Han existido mujeres con visos de oro,
rivales del estío y del fuego, semejantes a
trigales lascivos que no hieren la hoz
con sus dientes pero arden por dentro
con fuego sideral ante el cielo despojado.
Han existido mujeres tan leves
que una sola palabra, una sola,
las convirtió en esclavas. Y existieron otras,
de manos rojizas, que al tocar una frente
suavemente disiparon ideas terribles.
Y otras cuyas manos exangües y elásticas,
con giros lentos aparentaban insinuarse
creando una urdimbre rara y fina
en que las venas simulaban
hilos de vibración ultramarina.
Mujeres pálidas, marchitas, devastadas,
ardidas en el fuego amoroso
hasta lo más profundo de sí mismas,
consumido el rostro ardiente,
con la nariz agitada por el impulso
de inquietas aletas, con los labios abiertos
como yendo hacia las palabras pronunciadas,
con los párpados lívidos
como las corolas de las violetas.
Y todavía han existido otras y,
maravillosamente, yo las he conocido.

El Lago de Anna

Vamos por la carretera, en un coche descapotable que ella ha conseguido. En el aparato de música suena rock duro. Y mis manos vuelan sobre su cuerpo mientras conduce. Magreo sus senos, amaso sus caderas y bajo a su entrepierna. Sonríe. No deja de acelerar. Cuando llegamos a ese idílico lugar, hablo con el dueño … Sigue leyendo El Lago de Anna

Va por ti

La nueva semilla ha tomado su tiempo para fructificar, no es flor de un día, sino árbol poderoso con raíces que se hunden en la tierra y ramas que corren hacía el Sol. No caímos en palabras fáciles y cuando llegó su tiempo, esa amistad se enriqueció y llegó el deseo. Es importante saber si … Sigue leyendo Va por ti

Ve al baño de la estación

Quiero que vayas al baño. Ahora acaríciate por encima de la ropa. Pasa tu lengua por los labios. Mira en el espejo tus manos tocándote. Mordisquea tus brazos. Así, frota, acaricia. Aprieta los muslos con tu mano entre ellos. Presiona, juega como te lo hará tu amo  ante nuestros amigos.  Abre tu falda. Desnuda tus … Sigue leyendo Ve al baño de la estación

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s