Sometiendo a Gretha

La miro orgulloso. Gretha lleva el pelo suelto, un vestido negro que dibuja sus formas de mujer, los labios pintados de rojo. Me ofrece tres collares, elijo uno y se lo pongo al cuello.  Ahora recuerda que ella se pasó tres meses con escalofríos por el primer beso. La noto en parecida situación ahora. Entramos … Sigue leyendo Sometiendo a Gretha