Cárcel de amor

Arkadia

Martes

Son las nueve y media, tengo poco tiempo y debo ser cuidadosa con la presión de las teclas. Este es el segundo día en esta situación y no me gusta nada no tener mi rato de libertad, pero sé que este esfuerzo de espera que durará tres semanas será gratificante.

Las cárceles del amor son las más represivas pero se eligen a voluntad y normalmente somos nosotros mismos quienes escogemos el lugar de encarcelamiento más pequeño. Quizá tendría más libertad si yo misma la tomase sin vacilar, pero no me educaron para eso.

Mi cárcel de amor es dulce, tierna y me atienden a placer. En mi cárcel soy la dueña. Siempre deseamos lo que no tenemos, sin apreciar correctamente aquello que nos brindan. Éste es otro de mis retos.

Me siento una conspiradora fugitiva. Debo acabar ya, hoy me llevan de paseo al patio.

Alcobas, calles y caprichos

Escribe Arkadia {mi señor} En la alcoba Tu mirada me abre las puertas del paraíso, mi señor. Ni el mismísimo paraíso me resulta tan deseable como tu mirada. En la habitación sólo una lamparita de mesa ilumina tenuemente la estancia, estás sentado en tu butaca al lado de la ventana, viendo la calle y perdido…

Ganas

Arkadia {mi señor} Lunes Tengo ganas de ti, tengo ganas de mí, tengo ganas de nosotros. No se me ocurre nada especial que hacer o compartir, simplemente tengo ganas de hacerlo, lo que sea, contigo. Me viene a la memoria esa canción que me dijiste hace un par de semanas, esa en la que se…

La espera

Arkadia {mi señor]:  Te quiero (flirt)(flirt)(flirt)(moa)(moa)(moa)  Hola, cariñito. A estas horas pienso en tu cuerpo calentito, pegarme a ti completamente, abrazarte, acariciarte y empezar masturbándote… Ronroneo. Maestro Látigo: Hola, esclava. Es un comienzo sugerente. Quiero hacerte mía. Arkadia {mi señor]:  Hazlo, lo deseo. Seamos nuestra ciencia y nuestra religión. Mientras escuchas la tertulia te susurro…

Unidos

Arkadia {mi señor} Una cena ligera en la mesita del sofá, un solo tenedor. Las luces apagadas, incluso el led del televisor, unas pocas velas encendidas. Vestidos con camisetas grandes, braguitas y calzones. Y un fular. Darnos de cenar tranquilos, jugando a ver quién es más pillo. Mirarnos a los ojos y querer hacerlo cuando…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s