María Luna se insinúa

mi señor me dice: hola

María dice: un segundo, tengo gente, ya se han marchado, que tal está?

mi señor me dice: espléndido

María dice: como siempre, pensé que estaría en Egipto, siento mucho lo que ocurrió

mi señor me dice: me enfurece ese cobarde pareja tuya

María dice: le echo mucho de menos, no pasa un día que no le recuerde

mi señor me dice: aquí me tienes

María dice: si, para mí… uff

mi señor me dice: ¿te acaloras?

 Has invitado a María a iniciar el envío de imágenes de la cámara Web. Espera la respuesta o haz clic en Cancelar (Alt+Q) para detener la invitación pendiente.

  María ha aceptado tu invitación para iniciar el envío de imágenes de la cámara Web.

 María dice: disculpe mi aspecto estoy haciéndome fuerte

mi señor me dice: pues bien, espero verte

María dice: estaré encantada

mi señor me dice: la semana que viene puede ser

María dice: me encantará

mi señor me dice: te doy el privilegio de elegir el día

María dice: jueves, ¿dónde?

mi señor me dice: en Plaza de España

María dice: le confirmo la hora, sobre las doce en principio

mi señor me dice: ¿qué te preocupa?

María dice: el dejarlo todo bien cuadrado para que no me pille

mi señor me dice: ¿el toro?, estás nerviosa

María dice: mucho

mi señor me dice: no intentes ser otra

María dice: deseaba saber que estaba bien, me ha sorprendido verle conectado

mi señor me dice: para nuestro encuentro, el primero, no traigas pantalones, quiero verte con falda

María dice: aimsss,,,,que sigue aki

mi señor me dice: cuando me necesites, no lo dudes, escribe,  llama

María dice: le he necesitado, pero estaba en mi mente y me anima a luchar. Luchar es el camino y en la vida el camino es más importante que la meta. Si, me he propuesto aprender y nadie dije que fuera fácil, a bajar las persianas que no me vean

mi señor me dice: ponte de pie, quiero ver tus caderas

María dice: hoy no me hacen caso por tener pantalones

mi señor me dice: disfrutas con ello

María dice: me traía a un compañero en el coche y no quería hacérselo pasar demasiado mal, me hacen caso pero no me miran a los ojos

mi señor me dice: sube la cámara que no veo tus ojos, son la luz que ilumina el paraíso de tu cara

María dice: Se le ve muy bien, le he echado de menos, me sentía muy mal por lo que ocurrió, me moría al oír su voz, quería que me hubiera dado el móvil para poder oírle

mi señor me dice: eso me molestó, una leona con una gusarapo, te iré dando recursos y armas estratégicas

María dice: las tomaré, no quería que le metiera en una marrón sin haber sido su culpa

mi señor me dice: y cuando hagamos el rito, quedarás bajo mi protección, perder un tesoro así es de puro idiota

María dice: veo su imagen cuando cantaba y me encanta imaginarlo así, bailando , cantando, vivo, esplendido

mi señor me dice: atesoro también tu sonrisa permanente cuando nos vemos por aquí

María dice: es involuntaria, de felicidad, sin poderlo evitar, es como si se me hubieran quedado los músculos pillados, que le echaba de menos mucho

mi señor me dice: me encanta tu descaro

María dice: y a mi ser descarada

mi señor me dice: una leona magnífica que sabe rugir, levantar envidias y deseos, ser quien es sin que la puedan poner coto

María dice: le busque

mi señor me dice: si de veras me buscas me encontrarás

María dice: casi me vuelvo loca por Madrid intentado reconocerle, me encanta pensar que puede estar en cualquier parte

mi señor me dice: entras al baño de un bar y estoy dentro

María dice: mmmm, en Encuentros, allí quien puede decir que no pueda oleerle, me encanta tener los olores en mi mente, reconocer por el olor. Me deja que sea yo, por eso soñaba que era

mi señor me dice: no quiero ponerte en peligro sin estar cerca para protegerte

María dice: tengo que tener cuidado, está guapo. Tengo a mi alrededor a la cajera, el gerente, el contable… que no se iba el gerente, está el gerente en celo. Se le ve genial, me encanta el cuero

mi señor me dice: pues no te haré un strep tease

María dice: si, hágamelo, se ha entusiasmado demasiado

mi señor me dice: ¿volviste a hacer la ceremonia alguna vez?

María dice: si, todos los viernes, si, era mi forma de no sentirme sola, de que alguien me mimara, soy luna, su luna si quiere, la gala de dali, como le gustaba experimentar junto a ella. Luna tampoco tiene límites, me gusta su sonrisa, a mi disposición,.. pensaba, ya…me han entrado los temblores por decirlo de algún modo

mi señor me dice: aprieta las piernas y contrae la vagina

María dice: que calentón me ha dado, yo puedo bajar al baño, se oyen mis tacones cuando llego al orgasmo, como tiembla mis piernas….tac tac, me gusta que suene, que piensen lo que quieran o se exciten conmigo. Me gustaría estar ahí para poder acariciarle con la punta de mi lengua recorriendo  su cuerpo, mmm quiero un poquito
mi señor me dice: gánalo
María dice: mmmm bájese conmigo al baño y me deja que se la recorra con mi lengua, puedo? Me gustaría que me tuviera ahí para chupársela cuando le apetezca como ahora, despacito, mientras me marcara el ritmo,  mojándola con mi saliva, venga y déjemela, quiero chuparsela un pokito, noto como me  voy humedeciendo, déjeme verle, se contrae mi sexo, quiero ser su mano
mi señor dice: Abre la puerta del baño, estoy aquí.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s