Creando a mi esclava

Escribe Arkadia {mi señor}

ARKADIA {MI SEÑOR}: En este momento estoy deseosa de tocarte y de tenerte dentro, mi señor. Imagino y me enciendo más. Deseo tocarme pensándote, deseándote,  haciéndome más tuya. Me muerdo el labio sin querer. Mmmm. Dame órdenes.

Maestro Látigo: Lame tus hombros y tortura tus pezones

ARKADIA {MI SEÑOR}: Te reclaman, mi señor

Maestro Látigo: Ahora hunde tus dedos en el coño que me pertenece y acaricia tu clítoris imaginando que es mi verga dura y caliente, lame tus labios como si fuera mi lengua, aprieta el culo y mueve las piernas

ARKADIA {MI SEÑOR}: Amo… Tú. Y con tu aliento en mi oreja y mis dientes clavados en tu cuello me entrego. Te necesito, necesito tu cuerpo, necesito mirarte

Maestro Látigo: Quiero que te corras para mí, esclava, alumna y puta, mírame a los ojos mientras me vierto

ARKADIA {MI SEÑOR}: Te miro y te nombro, mi señor y mi dueño

Maestro Látigo: Quiero oírte llegar susurrando mi nombre

ARKADIA {MI SEÑOR}: Lo verás, igual que ahora lo hago. Cuanto más me das, más hambre tengo

Maestro Látigo: Luego te azotaré

ARKADIA {MI SEÑOR}: Me gusta verte hacerlo

Maestro Látigo: Atada, a mi merced

ARKADIA {MI SEÑOR}: Sin atar también lo estoy, incluso si lo quieres podría parecer que estoy atada sin que medie la cuerda. Estará bien probar eso xD

Maestro Látigo: ¿Te has corrido?

ARKADIA {MI SEÑOR}: Hace líneas. Como una loca. ¿Cómo deseas que te complazca?

Maestro Látigo: Sube desde mis pies, escala mis muslos y dame placer con tu boca hasta que te sodomice o me vierta en tu cara

ARKADIA {MI SEÑOR}: Te masajeo la planta del pie mientras beso tus dedos, lo alzo y lamo toda la planta con la lengua blanda y muy mojada. Roza mi lengua tu dedo gordo y lo chupo mientras te acaricio las piernas. Beso el otro pie y a besos subo por tus piernas, acariciándolas. Te separo los muslos y encuentro mi tesoro, beso y lamo cada centímetro de recorrido, aprieto con mis dedos tu carne, muerdo con mis dientes tu piel. Me acerco y exhalo, me acerco más y lamo tus huevos, me separo y te contemplo. Me acerco y me paro, te miro, exhalo, otra lamida. No paro más, continúo lamiéndote los huevos y mojo también mi mano. Te masturbo mientras mi cabeza no para de lamer hasta haberte chupado entero. Me penetras en la boca, me das el ritmo con las manos, me dejas y yo continúo. Una mano se adentra bajo tu cuerpo para atraerte, la otra entre tus piernas para tenerte y mi boca continúa dejándose penetrar, deseando que no pares, deseando que no salgas. Un dedito juega entre tus cachetes haciéndose camino hasta tu ano. Muevo la cabeza instintivamente mientras escribo. ¿Esa mirada feroz? Claro que te miro así, me haces ser un animal. Me encanta ser tuya. Mi boca es feliz cuando estás en ella. Y no miento si te digo que ahora mismo me falta como el aire. Mi señor, fóllame la boca hasta acabar, te lo ruego. Contigo empieza y contigo termina mi esclavitud para toda mi vida. Jamás nadie tendrá lo que es tuyo. Me das la vida. Tú, mi creador. Me encanta morderme el labio, intenta que no me de vergüenza contigo. Mis besos y el roce de mi pelo son tuyos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s