La prueba de la Holandesa

Holandesa Errante {Junger}  Junger  puedes vendarme y hacerme lo que quieras. Puedes vendarme, atarme, amordazarme, o lo que más te plazca. Con venda o sin ella, con mordaza o sin ella, con látigo o sin él  y la primera vez que me diste una bofetada en la cara… qué impresión, imborrable. El finde te invito a cenar algo sano, pescado, verdura, ensalada… pero para invitarte a cenar después de una tarde en la que vamos a gastar todas nuestras energías =) Durante la tormenta yaceríamos y haríamos todo tipo de trucos con las cuerdas. Cuando termináramos, las mantas, el fuego, la tele, la copa. Cuando dejara de llover el campo huele taaaan bien. sumix  Junger  ya sabes lo que me pasa cuando te veo hablar en público y eso qué gusto da pensar que te voy a ver (y tocaar) Entonces tú blandes el cuchillo mientras me montas y yo apoyo las rodillas en la cocina, blande lo que quieras siempre que me montes, entonces tú coges la pica, yo la protección para las rodillas, y me violas mientras yo me rebelo y me amenazas con la escopeta, coges la pica, me haces ponerme de rodillas, me montas, yo me rebelo, tú me amenazas con la escopeta y después me violas  Este orden mejor? me encanta relajarte y hacerte sonreír es muy placentero ¡me has puesto a cien! ¡tío de la tele!  yo pensaba en ti encima de mí, no pensaba palabras,  vamos, que te comería a besos, desearía estar en el lecho que al que tú fueras a ir   tío bueno, mi hombre, cuando te vea, huy cuando te vea, verás, yo te veía guapísimo, pero mi opinión a lo mejor no te vale. Tenías más espalda que ningún otro de la mesa. Con lo formal que parecías ante la cámara y la de cosas que te hubiera hecho bajo la mesa: cama, venda, cuerda, aceite, hielo, y si te acuerdas, esposas… Hacerme tuya es una forma de hablar porque ya soy tuya en el sofá, en las mesas, en las encimeras, en la escalera, en la cama, en la bañera, donde te plazca.

Junger  HE {Junger}  ¿te gusta todo lo que te hago y me haces? ¿y cuando te sodomizo?

HE {Junger}  Junger  sí. Me gusta porque cuando lo haces es como si perdiéramos el control, de todo lo que hacemos es lo que encuentro más salvaje. Cuando me sodomizas, parece que te excitas muchísimo, me coges con tanta fuerza… no sé si es un factor femenino común pero esas actitudes me influyen mucho.

Junger  HE {Junger}  hasta que lleguen tus compañeros túmbate boca abajo en la mesa de reuniones y sube la falda

HE {Junger}  Junger  las medias las puedo dejar por encima de las rodillas? sumix  Junger  ya estoy boca abajo con la falda subida, pero resulta extraño estar esperando así.

Junger  HE {Junger}  ve pensando en todo lo que puede ocurrir mientras termino esto

HE {Junger}  Junger  que te plantes delante con la verga fuera y me golpees con ella y luego me obligues a chupártela. Ya me has puesto cachonda. Tengo que reprimir el impulso de cerrar un poco las piernas, semi aprisionártela y echarme un poco hacia atrás, así que permanezco como puedo a la espera, pero ya empiezo a notar el coño húmedo. Permanezco en estado de alerta, sin saber qué vas a hacer, además, la excitación crece sin que tenga dónde agarrarme. Por mi garganta se escapa un quejido, que al salir por la boca es un suspiro. Intento desasirme de tus manos, la situación es rara, excitante pero rara, cuando penetras en mí abro involuntariamente los ojos, una oleada de placer que compite con mi miedo. Junger  siento la presión en la garganta, tengo que hacer grandes esfuerzos para no perder el control. Musito algo parecido a un no, pero mi cuerpo cada vez tiene más ganas del sí, oh, sí. El tacto de tus dedos en mis senos sentencia mi derrota. Empiezo a jadear, muevo mis caderas hacia atrás pretendiendo sentirte más adentro. La resistencia ha huido, queda solo mi sumisión, noto el entrechocar de tus piernas, de tus testículos, sobre las mías, sobre mi culo. Deseosa de notar más y más tus dedos hundidos en mi carne, un torbellino de sensaciones me impide pensar, hablar, pero algo queda para que los gemidos no dejen de ser susurros, la gente puede oírnos.
Es una extraña situación, acababa de entrar en el periódico, y sólo he oído tu nombre una vez, tu fuerza me asusta y no me atrevo a pronunciarlo, por lo que mis gritos son ininteligibles salvo por algún que otro «jefe«, grito cada vez que me embistes, como no me sueltas las manos tengo apoyada ya la cabeza en la mesa, curvando por completo la espalda aaahhh…   
Luego intento controlar el temblor, los nervios, busco una postura cómoda arrodillada, me hago hueco entre tus piernas, está claro qué es lo que quieres. Lo cojo con un poco de miedo, al principio, intentando apenas rozarla, con una sola mano, con la otra me sostengo en esa extraña postura. Cierro levemente la boca rozando tu glande con los labios, asomo tímidamente la lengua y lamo la punta sigo haciendo eso hasta que recupero un poco de mi confianza y entonces empiezo a besar por los lados, recorro con mi lengua toda su extensión, hacia dentro, hacia fuera, me meto la punta en la boca y sigo lamiéndote pero dentro ya de mí. Juego con los labios en una parte, con la lengua en otro, y cuando más tensa la noto  entonces, me la meto cuanto puedo, intentando evitar que la garganta reaccione ante el nuevo intruso. Con la mano, que ya no necesita sujetar nada, juego alrededor intento ser pródiga en caricias mientras mi boca trabaja. Te doy a conocer la parte interior de mis mejillas, recorres el paladar y aprieto un poco entretanto la lengua sigue jugando, bailando.
Oigo al fondo a la gente hablar entre sí, la música, el teléfono, estoy aterrada por si me descubren. Chupo, lamo, beso, saboreo y empiezo a moverme rítmicamente, dejando que penetres mi boca como antes hiciste con otros huecos de mi cuerpo, a veces un poquito más suave, a veces más fuerte, aumentando el ritmo, sacándola del todo y metiéndola otra vez. Ahora me marcas tú el ritmo con la mano, un ritmo potente, pides, no, no pides, exiges que me meta cuanto pueda dentro y un poco más, me vas a ahogar, no puedo hacer ruido, me estoy excitando muchísimo, empiezo a sentir respeto y admiración por esa mano tirana, chupo, hago fuerza, mi mano sigue jugando, haciéndose hueco tanto como es posible dentro del pantalón

Junger  HE {Junger}  mastúrbate, te ordeno

HE {Junger}  Junger  con la mano que se apoya en el suelo primero me sobo el pecho, pellizco mi propio pezón, me levanto la falda y me meto entre mis piernas, todo ello sin dejar de comerte, de mover la cabeza hacia adelante y hacia atrás, de hacer rodeos en tu glande con mi lengua. Y me toco, pensando que son tus manos, no puedo moverme hasta que me lo ordenes

Junger  HE {Junger}  ve al baño de chicas y me esperas, deja la gorra colgada de la puerta que sea, corre, espérame desnuda.

HE {Junger}  Junger  me incorporo, me bajo la falda, y con las piernas algo mojadas voy hacia allá, entro en el cuarto, y según entro dejo la gorra, me deshago de la camiseta, del sostén, y empiezo a desabrocharme la falda, dudo, no sé si quieres que permanezca de pie o que me arrodille.

Junger  HE {Junger}  me siento en el baño, y te hago girar, te penetro con mi boca en tu espalda, empujo tus hombros hacia mí, acaricio tus tetas, pellizco tus pezones

HE {Junger}  Junger  muevo mis caderas torpemente sentada para sentirte dentro y más adentro aún, cuando me pellizcas doy un respingo de placer, mis manos van al centro de tus piernas, intento avanzar mi espalda hacia delante, para dejarte respirar y llegar yo mejor con las manos, este hombre me pone a mil, un primer impulso me insta a hablar pero lo cierto es que no sé qué decir, así que cierro los ojos, abro la boca y dejo que la respiración, fuerte por el tajín y el deseo, se haga audible, yo lo siento, pero me queda poco aguante, el orgasmo está empezando a nacer, y no voy a poder evitarlo, es que estoy sentada desnuda encima de ti. No puedo, llega, ay, ay, me corro, aprieto con fuerza tus muslos, y pienso que voy a ser la zorra de un jefe que aún no conozco, y quiero serlo, así que grito que sí, sin pensar en que puede haber alguien fuera.

HE {Junger}  Junger  OH, SÍ, TU PUTA, me levanto, me doy la vuelta, me pongo de rodillas y te ofrezco mi cara, mi boca, empiezo a masturbarte de camino a mis labios, y ahí, a dos milímetros, te sostengo. Junger  pero cómo me gusta abrazarte, ejem, también me gusta chupártela <:o) Junger  tío bueno, macizorro, bizarro, así quiero todas las tardes, como hoy, por soñar, que no quede. Me has echado cinco polvos en una tarde, más el final «escocedor», ejem, es nuestro estilo en los días buenos, en los días menos buenos pero también buenos suelen ser trillizos, amable y amado.  No recuerdo nada de la irritación y sí de las maravillas que la provocaron, me encanta, el problema es que no sé fingir temor o rechazo, me gusta demasiado, me parece que lo de simular la violación va a ser más difícil de lo que pensaba, me intimidas más, y eso en la cama también me excita :$ Junger  verás cuando en otoño te vaya a recoger con falda y sin bragas. Es más, te digo que allá donde quedemos, si voy con falda, desde ahora ya sabes que no habrá nada más de tela debajo. Ay, sé que paso de un tema a otro, pero entre una vez que te hablo a la siguiente mi imaginación ha ido dando saltos hasta llegar a lo último que te digo.

HE {Junger}  Junger  y mientras podrás meterme mano en el taxi, en autobús o en metro, hasta que disponga de coche. Es más, aún tenemos pendiente una cena en público con esa falda sin nada más. Ay, atrevida imaginación que ha fantaseado con un viaje en metro, tú sentado, y yo en tus rodillas (a falta de sitios…), con el atuendo que te he mencionado antes, tenemos aún tantas situaciones que provocar…

Junger  HE {Junger}  tengo que follarte más duro para que se te vaya la lengua

HE {Junger}  Junger  no puedo decirte eso mientras me follas. Casualidad o no ahora desearía un poco de esa violencia que dejamos a medias el otro día. Decidido. El verano tendrás el vídeo de mi boca, varios, para que no te canses del mismo. Me encanta que me vendes los ojos y me hagas sentir partes de tu cuerpo, ay. Tus manos en mis nalgas son un gran aliciente. Y la boca, y el cuello. Cuidado con los pezones, si permaneces un tiempo prolongado con ellos puedes provocarme más de un orgasmo, y estamos yendo lento. Acepto tu sexo con ganas, y con cierta dificultad para respirar por la fuerza de tus embestidas, cuidado, como me pellizques mucho la que se va a correr mientras te la chupo soy yo, no sería la primera vez. La noto entrar y salir, a veces entra incluso demasiado profundo, procuro apretar los labios para que me sientas más, ya que no dispongo de las manos para ayudarme

Junger  HE {Junger}  con mi polla en tu boca comienzo a darte bofetadas, sonoras, impactantes

HE {Junger}  Junger  ¡sí, violencia! digooooo… es que se me está descontrolando el cuerpo, tengo hasta palpitaciones.

Junger  HE {Junger}  la saco y te aporreo la cara con ella, te ofrezco mis cojones para que abras la boca

HE {Junger}  Junger  abro la boca, y empiezo a besarlos y a chuparlos con fruición, entierro ahí mi cara. Junger  saco la lengua y lamo con fuerza, yo estoy descontrolada, estoy lamiendo todo lo que me plantas delante, tú controlas el qué. Mientras me penetras, es muy excitante mirarte mientras me penetras. El placer es extremo, todos los nervios del cuerpo están sensibles, fantaseo como muchas otras veces con notar tu semen en mi culo :$ tú sigue perforándome, cógeme del pelo.  Junger  al final me harás gritar. Bah, seguro que después de tres o cuatro polvos me dejas. Al final me matarás de agotamiento. Ya te lo he dicho muchas veces pero lo repito, quiero sexo con cuerdas, sexo con esposas, sexo con argolla en el techo, ejemmmm  sexo con hielo, sexo con lengua, sexo con látigo, sexo sin ropa, sexo con ropa véase medias largas… sexo, sexo, sexo sólo imprescindible sexo conmigo sexo en la cama, sexo en el suelo, sexo en la silla, en la mesa, frente al ordenador, en la cocina, en el sofá, en barco, en tierra, sexo de rodillas, de pie, sentados, tumbados, de lado, sexo silencioso, sexo alborotador, sexo en el probador, sexo en el coche, en el cine, sexo por debajo de la mesa, sexo caminando por la calle 😛 sexo visual, sexo hablado, sexo escrito, sexo sentido  ¿ahora me golpearás las mejillas?  Pero no con las manos, las manos van a la cabeza, para empujar tu verga en mi boca.  Me gusta oírte «cómemela» o cuando me la metes DIRECTAmente. En vez de fotos desnuda este año te mandaré fotos de mi lengua, mi chico, miedo me das, qué es lo que merezco? morir por agotamiento? la mayor parte de las veces si el tiempo nos lo permite tú me agotas a mí, últimamente me dejo arrastrar por lo mucho que me gusta que abuses de mí y saber que te cuesta resistirte a lo que te hago para mí es… uf. No sé explicarlo, es un orgullo y me encanta cuando me lo haces saber, con gestos, con movimientos, con palabras, verte cuando te doy placer me pone a cien. Al final te pediré que nos grabes. Yo no me meto nada que no quieras tú pero eso no quiere decir que no quiera que me metas todo en todas partes. Voy a hacer el rito, por supuesto, hasta entonces pues foto que quieras foto que sólo has de pedir. Pero yo me refería a juntos en acción, aunque luego irán a memoria encriptada. Aunque prefiero que llegues en mi cuerpo, dentro, fuera, o sobre, pero en mi cuerpo, no necesitas ni orden ni permiso porque mi cuerpo es tuyo, yo soy tuya: sumix

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s