Un día cualquiera, viviendo como Sísifo

Texto de Ishtar

 Me he despertado muy mojada, húmeda sería quedarme corta, un sueño más de esos que llegan casi cada noche, sexo salvaje en situaciones imposibles, con gente aún más imposible. Pero hoy tengo un día duro no puedo masturbarme y entretenerme en el autoplacer, toca ducharse, y comenzar a hacer todas esas actividades repetitivas que sin duda son el castigo de Sísifo, actividades rutinarias que parece que casi por arte de magia se deshacen, (sin embargo procuro tomármelo como un entrenamiento a mi paciencia).

La ducha resulta una deliciosa tortura, pues aunque intento que el agua se lleve mis anhelos de sexo y la viscosa humedad entre mis piernas, solo consigo hacer que mi vagina lubrique más, el agua caliente deslizándose por mi coño me está poniendo más cachonda, y parece que me derrito, un poco exasperada con mi propio coño, decido aumentar la presión para eliminar más rápidamente mi humedad.

Lógicamente esta estrategia ha sido marcarme un autogol, a quien quiero engañar es este placer el que buscaba; abro los labios de mi coño y dejo mi clítoris completamente expuesto, el chorro de agua me estimula rápidamente, y dejo salir inevitablemente un gemido.

Acaricio la parte exterior de mi coño aun con el pretexto de ducharme, incluso meto un par de dedos en mi coño, el agua caliente también acaricia mi ano, y me penetro con un dedo, estoy que ardo, mis cuerpo pegado a la mampara y las piernas abiertas, mis pechos están contra el cristal.

Estoy segura de que la imagen que doy es de lo mas guarra, el chorro del agua en mi clítoris y mi dedo masturbando mi culo.

Estoy saladísima, por un instante veo el reloj y veo lo tarde que es, termino de ducharme muy a mi pesar, mi coño sigue emanando elixir, y sin embargo he decidido intentar ignorarlo, aunque ahora mi necesitad de sexo anal también se hace presente.

Termino de ducharme rápidamente y me visto ignorando las exigencias de mi cuerpo.

Y el día parece un nuevo castigo del día otra tortura, no dejo de ver cosas que me parecen infinitamente eróticas.

Lavar platos moja mi camiseta y mis pechos, y la sensación fría me pone más cachonda.

Sujetar el palo de la escoba o de la aspiradora me hace pensar en las ganas que tengo de sentir una polla dentro.

Me mandan a hacer alguna chapuza con destornillador incluido, y mi cabeza lo flipa pues los destornilladores me ponen. Cuando era mucho más pequeña y no tenía acceso a juguetes sexuales, me compré uno con mango de goma en unos chinos y fue un gran amigo en mis días de adolescencia. De modo que con lo salida que estoy mi coño está como el perro de Paulov, babeando.

Ahora tocan recados bancarios y cosas así, en la calle me topo con una chica muy guapa pequeñita, y me imagino comiéndole el coño: no soy lesbiana pero en este instante la deseo muchísimo.

Luego una tía con un escotazo y unas tetas de lo más sugerentes, con el frio que hace solo puedo pensar en morder y chupar  esos pechos.

Ni que decir de las ganas que tengo de follarme a todos los hombres que veo, solo quiero sexo.

En la fila del banco un tío está viendo una peli o una serie donde un hombre con un arma amenaza a una mujer y va de rollo dominante. Esto es demasiado me recuerda a esa fantasía que navega en mi mente donde soy follada a punta de pistola.

Por fin es mi turno hago la gestión y vuelvo rápidamente a casa no puedo más.

No hay nadie en casa pero me daría igual cierro la puerta y me desnudo en el pasillo ni siquiera me desnudo del todo quito toda la parte superior de mi topa de un solo tirón, las varias capas e incluso el sujetador, bajo mis vaqueros y bragas de un solo gesto , no me los quito del todo, quedan en los tobillos, instintivamente me pongo a cuatro patas, ni siquiera me hace falta ver pornografía, mi coño en verdad parece que quema, meto mis dedos helados en mi coño muy profundamente, estímulo el punto G con fuerza, y me corro inmediatamente, es de esas en las que chorreo, estoy jadeando en el suelo y de pronto noto como comienza a salir ese líquido a presión estoy haciendo un squirt en el suelo del pasillo, y mientras lo hago imagino a ese hombre amenazándome con un arma mientras se corre en mi coño.

Joder cómo necesitaba correrme, mi culo sigue deseando ser sodomizado pero tendrá que ser en otro momento, el tormento de Sísifo continúa, más me vale fregar todo esto antes de que alguien llegue, atenderé mis deseos de sodomía más adelante.

https://suspirosytacones.blogspot.com/2021/01/un-dia-cualquiera-viviendo-como-sisifo.html

Ver también
https://suspirosytacones.blogspot.com/2021/01/ganas-de-ti.html

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s