La espera

Arkadia {mi señor]:  Te quiero (flirt)(flirt)(flirt)(moa)(moa)(moa)  Hola, cariñito. A estas horas pienso en tu cuerpo calentito, pegarme a ti completamente, abrazarte, acariciarte y empezar masturbándote… Ronroneo.

Maestro Látigo: Hola, esclava. Es un comienzo sugerente. Quiero hacerte mía.

Arkadia {mi señor]:  Hazlo, lo deseo. Seamos nuestra ciencia y nuestra religión. Mientras escuchas la tertulia te susurro al oído que me encantaría tener mi cabeza entre tus piernas y lamer tus huevos bien despacio sin tocarte en ninguna otra parte. Sólo mi lengua en tus huevos.

Arkadia {mi señor]:  Seguiré lamiéndote mientras hablas

Maestro Látigo: Es una imagen arrebatadora, hablar mientras me los lames

Arkadia {mi señor]:  Un día me llevarás a un espacio donde podamos hacerlo. Me gusta pensar en el placer que me da que veas cuánto me gusta que vean cómo te amo en todos los sentidos, cómo tus deseos son órdenes. Que sientan admiración por nosotros, que envidien nuestro paradigma. Mmmm te llenaba de mordisquitos suaves ahí mismo… Agazapada, esperando el momento para el ataque

Maestro Látigo: Cuánto deseo pasearte encadenada en público. Ya conoces a algunos de mis mejores alumnos. Contemplaron tus curvas de hembra real.

Arkadia {mi señor]:  Te he respondido. Me gusta mirarme en las fotos que me haces, me gusta mi cuerpo y también a mí me calienta contemplar cuanto es para ti. No, no lo cambies. Invítame a disfrutar de ello contigo y me llevas unos minutos al baño 😉

Maestro Látigo: Eres brillante y seductora. Quiero que vayas al baño

Arkadia {mi señor]:  Ya estoy

Maestro Látigo: Ahora acariciate por encima de la ropa. Pasa tu lengua por los labios

Arkadia {mi señor]:  ¡Dios mío, tienes cámaras allá por donde me mueva!

Maestro Látigo: Mira tus manos tocándote

Arkadia {mi señor]:  Rrrrrr

Maestro Látigo: Mordisquea tus brazos

Arkadia {mi señor]:  Mensaje con foto

Maestro Látigo: Así. Frota. Acaricia

Arkadia {mi señor]:  Mmmmm. Más, mi señor. Aprieto los muslos con mi mano entre ellos

Maestro Látigo: Presiona, juega como te lo haré yo ante nuestros amigos. Desabrocha tus pantalones. Desnuda tus pechos. Pellizca tus labios y tus pezones

Arkadia {mi señor]:  Mensaje con foto

Maestro Látigo: Lame tus pechos, palmea tu culo, frota tu sexo. Quiero verterme en tu vientre

Arkadia {mi señor]:  Mensaje con foto

Maestro Látigo: Tócate. Mujer, eres mi tesoro. Y quiero tu orgasmo con mi nombre por bandera. Una mano en tu sexo, la otra en tu ano. Mi esclava, córrete para mi

Arkadia {mi señor]:  Ufffffff   Recomponiéndome… Affff

Arkadia {mi señor]:  Mensaje con foto

Maestro Látigo: Embestir tu culo apetecible. Esa carita que adoro

Arkadia {mi señor]:  Etiqueta adhesiva

Maestro Látigo: Al borde de irme yo al baño

Arkadia {mi señor]:  O puedes aguantarte para antes de acostarnos… Pongo carita de pillina…

Maestro Látigo: Me aguanto para disfrutar de mi deseo por ti

Arkadia {mi señor]:  Me tendrás impaciente

Maestro Látigo: Yo también me impaciento por tenerte. Si tienes que darte crema por el cuerpo éste es el momento

Arkadia {mi señor]:  me hago la idea y me acaricio a piel lo más discretamente que puedo

Maestro Látigo: Nada en tu cuerpo me es ajeno

Arkadia {mi señor]:  Ni nada de mi mente ni de mi espíritu

Maestro Látigo: Completa, total. Cierra los ojos, contémplame, no pienses con letras, sólo imagíname y entro en ti. Sé consciente de ti y de mi, nada del resto

Arkadia {mi señor]:  Lo hago sin evitar la sonrisa que me nace

Maestro Látigo: Hazlo

Arkadia {mi señor]:  Reboso felicidad, mis ojos se empañan con ella

Maestro Látigo: En diez minutos cogerás las bolas. Meterás una en el sexo la otra en el año y jugarás moviendo tus piernas. Adoro tu felicidad, cielo.

Arkadia {mi señor]:  Lo haré tal como quieres. Entrando en la habitación. Voy a coger las bolas y meterme bajo la manta, tengo fresqui. Ya tengo lo necesario, ya estoy también desnuda y tapadita para coger temperatura, voy a calentar las bolas con las manos

Maestro Látigo: Y tu aliento

Arkadia {mi señor]:  Ya tengo una dentro. La del trasero por largura y grosor queda fuera, pero firmemente sujeta en la entrada de mi ano. Compraremos unas más adecuadas para ahí

Maestro Látigo: Prefiero empujar en persona. También tenemos el dildo negro

Arkadia {mi señor]:  Sí, pero debe ser curioso tener en el trasero una bola que dentro tiene otra bola

Maestro Látigo: Sí

Arkadia {mi señor]:  Será por días para hacer cosas nuevas y repetir otras… (flirt). Mmmm deseo que me cuentes

Maestro Látigo: Te cuento cómo te llevaré a un local en penumbra para atarte a las argollas de la pared y tocar tu cuerpo vestido mientras parejas de desconocidos nos miran desde la oscuridad

Arkadia {mi señor]:  Me enciende pensarte

Maestro Látigo: Métete las dos bolas en ese coño que me gusta

Arkadia {mi señor]:  Arrr. Dentro

Maestro Látigo: Ahora el dildo azul

Arkadia {mi señor]:  Lo tengo en mi pecho

Maestro Látigo: Lame

Arkadia {mi señor]:  Mmmm

Maestro Látigo: Roza tu sexo con él

Arkadia {mi señor]:  Uff

Maestro Látigo: Adelante y atrás

Arkadia {mi señor]:  Cómo deseo que sea tu verga la que me roce. Cada vez que me corro te necesito en mi boca. Rrrrrr. Desearía que me follases todos los agujeros a la vez con tu polla. Mamártela mientras me follas, correrme repleta de ti mientras me sodomizas. Usaba la imaginación más fantástica, mi hombre con diez vergas. Sentir el roce de tu verga por mi pierna, por mi espalda, frotarte en mi cuello

Maestro Látigo: Abraza mis piernas en los bares, bucea en mi bragueta en los restaurantes, chupámela en el cine. Fóllate con el dildo, golpea las bolas. Invoca a tu señor

Arkadia {mi señor]:  Aaaaaaaaaaauffff, Maestro… Arrrr

Maestro Látigo: Quiero cubrir a mi hembra

Arkadia {mi señor]:  Lo haces con tus palabras y tu espíritu.

Arkadia {mi señor]:  Me corría con el dulce recuerdo de cuando te corriste en mi espalda

Maestro Látigo: Quiero hacerlo en tus pechos, tus muslos, tu rostro

Arkadia {mi señor]:  Deseo que lo hagas pues me gustó muchísimo. Mejor si te veo hacerlo

Maestro Látigo: Atada, con un hielo entre las piernas y lamiendo mis huevos, verterme en tu cara

Arkadia {mi señor]:  Se me acelera el corazón

Maestro Látigo: Lamo tu vientre. Mete el dildo en tu culo. Sodomízate para mi

Arkadia {mi señor]:  Con todo el gusto. Mmmmm, me gusta

Maestro Látigo: Busca rozar a través del culo con el dildo las bolas que habitan tu coño

Arkadia {mi señor]:  ¡Joder! Te adoro. Sí… Sí, sí, sí. Te deseo a ti, deseo de ti

Maestro Látigo: En la calle mi dama. En el restaurante, mi invitada. En las conversaciones, mi discípula. En el sexo, mi perra en celo. Y mucho más

Arkadia {mi señor]:  Y siempre, siempre, siempre tuya. El chichi me hace palmas

Maestro Látigo: Ansío aplacarlo con mi carne y mi verbo

Arkadia {mi señor]:  Así no lo aplacas, así quiero más.

Maestro Látigo: Y más y más, como los días que pasamos juntos. Arrr

Arkadia {mi señor]:  ¿cómo que luegoooo? ¡Antes y después! Quiero todo. Mensaje con fotoArkadia {mi señor]:  Tengo ganas de llenarte la boca de mí mientras comemos, abandonar los platos a medias, que me comas, que me corra y sentarnos otra vez a terminar de comer. Joder, rabio de lujuria, mi señor. Todo llega. Conforme despierte de la siesta, mi señor, deslizaré un dedo por mi raja hasta que esté mojado por el roce. Despertaré mi clítoris dormido de entre mis labios hinchados. Me nace por ti la violencia del amor y del deseo, fuerte y furiosa, implacable.

Maestro Látigo: Quiero forjarte en mi, seducir tu piel y follarte hasta la mente.

Arkadia {mi señor]:  ¿Qué qué follabas de mí hasta ahora, mi hombre?

Maestro Látigo: Podías estar bajo la mesa en la comida de hoy.

Arkadia {mi señor]:  Estiraría de tu verga hasta que vinieses bajo la mesa tú también. Mi mano empieza su desliz, mi señor. Amado mío. Besitos, besitos, besitos. Quiero darte guerra y sin embargo no puedo… Sucumbo a tu imperio, al placer que me da tenerte dentro de mí. Porque si ahora me embistes, mi señor, empiezo a perderme en el orgasmo. Cariño, me derrito de gozo. Me haces sentirme como un flan. No me digas »espera que voy a por nata» que entonces me tienes que recoger del suelo

Maestro Látigo: Nada, tengo tantas ganas de ti que mis manos son inútiles

Arkadia {mi señor]:  De inútiles nada, que bien que saben hacer. Tocas mi alma siempre. También necesito desesperadamente tenerte entre mis brazos

Arkadia {mi señor]:  Ya queda menos para la próxima cita (teeth)(teeth)(teeth)(teeth)

Arkadia {mi señor]:  Mensaje con foto

Maestro Látigo: Guapísima

Arkadia {mi señor]:  Aaaaarrrrr. Remedio y causa. Amor, hazte a la idea que es crónico xD

Arkadia {mi señor]:  Mensaje con foto

Arkadia {mi señor]:  Tú eres mi señor elegido

Maestro Látigo: que no electo

Arkadia {mi señor]:  Claro que no. Te vi, te elegí, te conquisté y te dije »tómame, mi señor». Y después seguí conquistando, una labor sin final

Maestro Látigo: Tu territorio imperial

Arkadia {mi señor]:  Mío. Ven que te agarre fuerte, mi hombre

Maestro Látigo: Es tu derecho

Arkadia {mi señor]:  Y lo ejerzo. Cuando te miro te atrapo, ¿qué te quieres ir acaso? Y no en el sentido argentino. Deseo que me agarres del culo, me atraigas a ti para que note tu erección y me comas la boca con pasión. Eso, eso, pa mí el bibe. Calentito

Maestro Látigo: Y lleno

Arkadia {mi señor]:  Dejarte seco para volver a llenarte. Ni puedo ni quiero resistirme a tus encantos. Te acojo y a la vez te abrazo yo también. Hale, ya estoy excitada (shy) Affff

Maestro Látigo: Tu biberón. Te acoso contra la pared, aplasto tu cuerpo con el mío

Arkadia {mi señor]:  Groarrr no sabes cuánto me pone que hagas eso… ¡Pero una barbaridad!

Maestro Látigo: Sujeto tus brazos, te como la boca y atrapo tu lengua

Arkadia {mi señor]:  Alzo mis pechos, con mi pierna atrapo la tuya presionando así mi sexo

Maestro Látigo: Presiono mi pierna y la froto contra ti

Arkadia {mi señor]:  Te descubro mi cuello

Maestro Látigo: Lo devoro, lamo, muerdo y te toco los pechos

Arkadia {mi señor]:  Necesito que me tomes pero me debato entre el deseo y el placer que me estás dando. Alimentas mi necesidad, mi señor. Te lo digo entre jadeos.

Maestro Látigo: Mi boca baja a tus pechos, mi muslo frota tu ingle y mis manos mueven tu culo contra mi pierna vibrante

Arkadia {mi señor]:  Me agarro a tu cuello porque no me sostengo de gusto. Te suplico a la vez que no pares y que me folles

Maestro Látigo: Me agacho, abro tus piernas con las manos y hundo mi cabeza en tu entrepierna. Beso, lamo, chupo, muerdo

Arkadia {mi señor]:  Me voy a correr en breve, mi señor… Rrrrr

Maestro Látigo: Te meto el índice en el culo y el pulgar en el coño, los muevo frenéticos. Mis labios atrapan tu clítoris. La otra mano amasa tus tetas, pellizca tu pezón

Arkadia {mi señor]:  Aaaaaaauuuuu

Maestro Látigo: Te arrastro al suelo y te monto. Te perforo con mi polla

Arkadia {mi señor]:  Más!!!

Maestro Látigo: Fuerte, deprisa. Te abofeteo sin dejar de follarte con fuerza, con ganas. Me paro de repente con toda la verga dentro y te acaricio el clítoris. Tus caderas se agitan, elevan, descienden

Arkadia {mi señor]:  Me arrodillo, mi señor

Maestro Látigo: Me levanto para sentarme en tus pechos. Acaricio mis huevos con tus tetas. Sujeto tu cabeza y pongo mi polla ardiente a milímetros de tus labios. Mi mano izquierda se pone entre tus muslos

Arkadia {mi señor]:  No me aguanto, he cogido el rampante

Maestro Látigo: Quiero que te vuelvas a correr con mi verga en la boca

Arkadia {mi señor]:  Joderrrr Maestro!! Aaaaauuuupaaa

Maestro Látigo: Te follo la boca mirando tus ojos. Eres mía, te hago cuánto quiero y sólo a ti. Tu macho te desea, esclava. Mámamela

Arkadia {mi señor]:  Te la mamo, me corro chupándotela, me hace frenarme un poco pero te devoro enseguida. Siempre quiero llenarme más de ti. Acaricio tus huevos y chupo enérgica. Te pongo mi trasero cerca de tu mano. Volverás a hacer que me corra con tu verga en mi boca. Instantes antes de hacerlo tú, cuando el orgasmo me lleve al siguiente desenfreno. Y succione y trague toda tu simiente

Maestro Látigo: Hurgo en tus oquedades. Te meto dos dedos en el coño y te follo con la mano derecha mientras disfruto viéndote chupármela. Mientras la mamas, acaricia mis huevos. Así, así, esclava

Arkadia {mi señor]:  … Me encantasss.   ¡Te adoro!

Maestro Látigo: Te poseo, entera y a trozos

Arkadia {mi señor]:  Bueno, pero procuraré estar siempre entera xD

Maestro Látigo: Es tu obligación de esclava mía, conservarte viva, completa y feliz

Arkadia {mi señor]:  Así fue, es y será. Mierda, otra vez empiezo… ¡Silencio imaginación, luego! Nuestro amor, por anormal, será escrito. Affff. Tus mordiscos me vendrían de lujo ahora 😛

Maestro Látigo: Y un masaje, con final feliz

Arkadia {mi señor]:  ¡Eso, eso! Corre, todavía éstas a tiempo de llegar hoy! Jajaja. ¡Cómo te amo! Me duermo deseando estar en tus brazos y me despierto con las mismas ganas. Así todos los días. Dulce tortura. Me llenarás la boca entera y todavía querré que me llenes más. Me mantienes en erupción, es porque soy la esclava adecuada para ti (flirt)(moa) Y todo me hace palmas

Maestro Látigo: A mí se me eleva

Arkadia {mi señor]:  ¡Jajajaja! Pillín. En cualquier caso, no dejes de hacerlo cuando te plazca. Me gusta y hasta en el más profundo sueño soy tuya y te gozo

Arkadia {mi señor]:  Mensaje con foto

Maestro Látigo: Cara de cielo, boca de paraíso

Arkadia {mi señor]:  reclamaré la atención de mi señor para que me otorgue el privilegio de mi orgasmo en su nombre. Ya chispea mi sangre. ¡Cómo te aprovechas de una muchachita inocente como yo! Y cómo me gusta… Aaaarf Delicioso orgasmo. Soy tuya, mi señor, por completo. Y me enorgullezco. Jaiiii qué bonic el meu xic, maaaareee. T’ompli a llametons

Maestro Látigo: El sabor de tu boca

Arkadia {mi señor]:  ¡Prefiero el de tu cuerpo!

Maestro Látigo: Yo el tuyo, no estamos de acuerdo

Arkadia {mi señor]:  El mío también me gusta, en la misma medida que el tuyo pero en momentos diferentes o no tanto… Arr. Mezclados mejor. Cóctel

Maestro Látigo: Recoger el sabor de tu cuerpo de mi boca con la tuya. Ganas locas de cantarte »Lo estás haciendo muy bien». Mastúrbate, mira esa foto

Arkadia {mi señor]:  Suspiro de ganas

Maestro Látigo: La quieres dentro, la tendrás

Arkadia {mi señor]:  Quiero ahora, ya.

Arkadia {mi señor]:  Mensaje con foto

Arkadia {mi señor]:  (flirt) me quiero tuya. Sacerdotisa y la más humilde feligresa. Fiel tuya. ¿Normas, límites? Yo no pongo ninguno. Suspiro. De postre quiero TÚ. Pues como único plato, mi cuerpo. A guardar el resto de la vajilla. Quiero que comas de mí y sobre mí… Arf De todo tu ser soy, y a todo tu ser sirvo. Ayer, hoy y mañana. Te adoro, mi señor amado. Tú, tú eres quien te conoces y reconoces así. Y además te correspondo por completo. Totalmente, para ser tú, para ser yo, para ser también nosotros

Maestro Látigo: Tu nombre es Mía. Levanta ese culo sobre el que van a llover azotes

Arkadia {mi señor]:  De buen gusto lo alzo para ti. No mereces menos. Y tendrás más. De motu propio y de lo que me pidas. Me abres, mi señor, para adorarte de todas las formas posibles. Antes de llamarme pensaba en que cogías mis pechos con ambas manos, los amasabas flojito y fuerte, que lamías mis pezones a lengua blanda, que los mordías flojito y los succionabas con mucha fuerza, arañando mis pezones con tus dientes al entrar en tu boca. Querré que me lo hagas despacio, cuando esté completamente concentrada, para sentirte en profundidad y plenamente, para que me hagas suplicarte más amor emocionada. Entera y completamente, para volver a rehacerme entera, completa y más grande. Y con tu mirada, con tus palabras… Nada me ha gustado más en mi vida que ser tuya y ser yo, libre y entregada. Además, me excita mucho ver tu polla en mi boca. Y cada vez que me masturbo siento la necesidad de tenerte dentro de mi boca, el placer que me doy llega al éxtasis cuando abro mi boca deseando tu entrada. Te adoro. Te voy a dejar seco en cuanto te pille, te dejaré seco ahorres lo que ahorres. Te quiero entero para mí. Me relamo, lo que deja mis labios cómodos para tu llegada. Haces que me recorran escalofríos de placer. Aaaaaaarrrr.   Estoy sola en el cuarto, he cerrado la puerta y he abierto mis piernas, mi coño arde y mis dedos están frescos, no sin antes degustar mi dedo mojado en mi flujo como si fuera tu polla. Más ansiosa. Ansias por mi Maestro y señor. Mi hombre. Me gustas a rabiar, deseo tu cuerpo a cada instante. Deseo incesante de ti. Mirarte, observarte, leer tu mirada, escucharte, tocarte, olerte… Gozada otra vez para mi gusto y el de mi señor voy a rendirme al descanso. Quiero dormir abrazada a ti, soñaré con ello. Arrr, te como. Me tienes enfrente, con vestido, sin bragas. En una de aquellas que no mira nadie me abro de piernas y ves un hilo que sale de mis labios. Saco algo pequeño del bolso, te lo enseño con una sonrisa. Es un mando. Por mis gestos sabes que lo estoy usando. Sin tu permiso, sin tu control.

Maestro Látigo: Dame ese mando

Arkadia {mi señor]:  Me levanto y salgo afuera con el teléfono, a la vuelta, que es rápida, te doy un beso en la mejilla, te cojo de la mano un instante y vuelvo a mi sitio. No te he dado el mando aunque parecía la intención. Tendrás que  venir a cogerlo tú

Maestro Látigo: Lo hago

Arkadia {mi señor]:  Entonces te lo entrego con la sonrisa más grande, mi señor

Maestro Látigo: Primer nivel, suave

Arkadia {mi señor]:  No hago mucho caso

Maestro Látigo: Paso mis dedos por tu boca, segundo nivel

Arkadia {mi señor]:  Beso tus dedos, se me escapa un risita contenida y mis ojos te piden más

Maestro Látigo: Tercer nivel, palpo tus senos. Nos miran

Arkadia {mi señor]:  Indiferencia total hasta que pienses que el cacharro ha dejado de funcionar y te pongas a darle a los botones para ver si reacciono. Cuando está al nivel que quiero te susurro que así está bien, pero ya no sabes qué potencia es

Maestro Látigo: Te cojo de la mano y te llevo al baño. Cuarto nivel. Te penetro por atrás

Arkadia {mi señor]:  Fiera… Me gustas. No tardas en notar mi orgasmo. Me quito la bala y te pido otro por el coño. Al tercer orgasmo me arrodillo para recibirte

Maestro Látigo: Acaricio tu rostro, sujeto tu pelo

Arkadia {mi señor]:  Me provocas otro cuando te corres en mi boca mientras pellizco mis pezones

Maestro Látigo: Te pido que no lo tragues. Enséñamelo.

Arkadia {mi señor]:  Pues me has pillado a medias, te enseño lo que me queda en la boca

Maestro Látigo: Déjalo resbalar por tus labios

Arkadia {mi señor]:  Mmmm lo hago. Me estremece de gusto tu semen caliente

Maestro Látigo: Froto tus pechos con él, torturo tus pezones

Arkadia {mi señor]:  Me tienes extasiada y mi mirada de adoración me delata

Maestro Látigo: Te beso

Arkadia {mi señor]:  Me agarro a tu cuello y te meto la lengua hasta la campanilla

Arkadia {mi señor]:  Mensaje con foto

Maestro Látigo: Seremos guapísimos

Arkadia {mi señor]:  Todos los días. El día que no, ¡multa! Me gusta gustarte

Maestro Látigo: Pues puedes estar muy gustosa, pero mucho

Arkadia {mi señor]:  Y a pesar de eso, tengo que esperar, aish

Maestro Látigo: Te abrazo, estás caliente del sueño

Arkadia {mi señor]:  Me acurruco en ti. Una horita maaaaás…

Maestro Látigo: Te beso todo el cuerpo

Arkadia {mi señor]:  Me abro como flor al alba. Me dejo hacer, me gusta que me hagas, me gusta dejarme

Maestro Látigo: «Rozo tus pétalos, tus pistilos; me enredo en tu tronco»

Arkadia {mi señor]:  Me doy la vuelta, acaríciame por todo el cuerrrrpo

Maestro Látigo: Amaso tu espalda, muerdo tu cuello, rozo tus nalgas

Arkadia {mi señor]:  Ronroneo, mi cuerpo va allá donde tus manos

Maestro Látigo: Me froto contigo

Arkadia {mi señor]:  Frota dentro, que estoy tierna. Arrr

Maestro Látigo: Juego en la entrada de tu hoyo

Arkadia {mi señor]:  Cruel… ¡Entra!

Maestro Látigo: Entro poco y despacio. Paro, te miro. Y te la meto entera de golpe

Arkadia {mi señor]:  Sigue despacio, mi señor. Quiero sentir cada segundo que estás dentro, plenamente consciente y concentrada de tu movimiento… Mi mano baja en este momento, acaricio mi pubis. Una almohada bajo mi trasero. Aufff Maestro, llegué a ti

Maestro Látigo: Quiero qué me goces

Arkadia {mi señor]:  Te he gozado imagínate cuánto. Pero sí quiero abrazarme a ti y decirte que te quiero

Maestro Látigo: Te escucho

Arkadia {mi señor]:  Mensaje de voz

Arkadia {mi señor]:  Besarte y hacerte mimitos. Soy para ti. Indiscutible, inevitable

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s