Deseo de esclava

Arkadia {mi señor}


Tú, con mi deseo, el tuyo y los mensajes. Caliente y ardorosa, con ganas terribles de rendirme a ti, con la rabia de la distancia, la excitación que fue y que será potencian la que ahora es. Me llevo la mano a la entrepierna, acariciando mis muslos, jugando con mi pelo rozándolo y estirándolo. Un dedo presiona los labios sobre la entrada, encendiéndome más, rabiando por penetrarme, formando flujo hasta que gotea y recojo la primera lágrima de pasión para frotar mi clítoris, hinchado y exigente. La mano izquierda magrea mi pecho, roza los pezones, espero y vuelvo a rozar mis pezones. Me penetro sólo hasta la primera falange y vuelvo al clítoris. Rozo otra vez el pezón mientras miro el acto fijamente, mi lengua se pasea por mis labios, pellizco. Una pequeña descarga eléctrica me recorre, la ansiedad se apodera de mí. Lamo mis pezones y los muerdo. Mi mano derecha se mueve más enérgicamente. Acerco la teta a la boca mojada, no chupo, no lamo, no muerdo, únicamente el leve roce de la cercanía. Deseo tener tu glande entre mi teta y mi boca. Me llamas, adoro escucharte, tu voz me excita además de tu forma de hablar, de hablarme. Me recuerdas alguno de nuestros goces, deseo más de esos y deseo de los otros, los que todavía quedan. Después de traerme a la mente aquel instante en que me follaste la boca y tragué todo tu semen con un placer inmenso sigues hablándome pero apenas te escucho, estoy tremendamente excitada y sólo quiero oír que estás ahí mientras me corro para ti recordando cómo lo hiciste tú en mí. Justo en el instante después se corta la llamada, me desespero. Te llamo corriendo, quiero oírte, quiero decirte que te quiero, me muero si no lo hago.

Continúa la tarde, divertida y agradable a la par que excitante. Me encanta cuando no me das tregua. Un café con mi hermana, un cigarro y una conversación de confidencias, nada que nos sorprenda la una de la otra pero dicho al fin claramente. Me cuenta sus cosas y le gusta escuchar mi punto de vista, le empiezo a contar de mis cosas y se interesa por mí sin reparos. Confirmo sus sospechas, después de haberla alimentado tiempo con insinuaciones al fin estamos realmente solas, en complicidad y sin interrupciones, le digo: “Teta, soy su esclava y así soy libre, estoy tranquila, despreocupada y me siento querida y comprendida. Con un semblante entre sorpresa y alegría me dice con una sonrisa picarona: “Lo sé, ya no estás cohibida. Noto que ahora sí eres tú y que eres feliz porque no tienes nada que esconder. Te quiere como realmente eres y dentro de veinte años te seguirá queriendo porque cuando eres tú eres una tía cojonuda”. Mi orgullo crece más si es que es posible, saco pecho por mi hombre, para mi señor, dispuesta a VIVIR para ti, por los dos.

Leo el teléfono, disimuladamente lo cojo y voy al baño para hacerme la foto desnuda que me has pedido. Me encanta que juguemos, divertirme me excita, eres tan provocador que me mojo de ganas. Adoro que sepas que hacerme reír no sólo abre mi boca a las carcajadas, sino que también abre mi sexo al placer. Adoro no tener que escuchar “¿Qué es lo que te excita?” sino escuchar “Esto también te excita”, tan imperativo como cierto, añade más pasión al juego. Tan gozoso escucharlo como responderte a media voz y rendida a ti “Sí, mi señor, también me excita”. Todo lo que venga de ti me excita, sin excepción.

Y otro mensaje tuyo hace vibrar el teléfono, deseas que me acaricie mientras hablo con ella. Así lo hago, con bastante disimulo al parecer ya que no se da cuenta o hace como que no lo ve. Las piernas cruzadas y un codo en la rodilla donde apoyo mi barbilla me dan refugio para acariciarme las tetas y pellizcar o rozar mis pezones. El sexo, deseas que me estimule el sexo por encima del pantalón. Me estremezco de gusto. Junto mis piernas ahora, aprovecho el trabajo que tengo que hacer frente a la pantalla, una mano en el ratón y la otra entre mis muslos, juntitos, sin dejar espacio. Con el índice voy acariciando el clítoris y con el dedo corazón presiono de cuando en cuando mi vagina. Tengo el pantalón mojado.

Cuando ella se marcha me desvivo por que me tengas, te pido permiso para llevar mi tortura al máximo exponente. Concedido si uso el vibrador transparente. Corro, las ganas me hacen correr el corto pasillo hasta la habitación. Saco el falo de su caja, lo miro con ternura y lo beso, no es el que yo deseo pero es el que ahora me acerca a ti. Me tumbo en la cama, desnuda y con el aire entrando por la ventana abierta de par en par. Me acaricio el cuello y los pechos, aprieto mis caderas, acaricio las ingles. Con las dos manos abro mi sexo, expuesto a la nada, mi lengua moja mis labios y ardo por sentirte dentro, masajeo el pubis manteniendo el sexo abierto, placer y rabia. Dentro, penetro mi vagina con el falo, fuerte y hasta el fondo. Pausa, mis músculos se contraen y desean de ti pero yo me acaricio las tetas con ambas manos. Sufro porque quiero el placer más abajo pero me obligo a tener las manos arriba y a mover la cintura como única forma de conseguirlo. Me enciendo y me pongo brava, me calmo un poco y muevo el falo muy despacio, acaricio a la vez mi clítoris. Cuando vuelvo a ponerme fiera freno de nuevo, me pongo de rodillas con las manos en la pared, la boca la tengo abierta y mojada, mis caderas se contonean para jugar con el vibrador. Esta vez no me detengo hasta el final, me muevo con más rapidez, llevo una mano al clítoris y lo acaricio sin hacerlo protagonista. No sé qué me da más gusto, si el falo, si mi mano, mis tetas bamboleándose o mi boca abierta deseosa de tu polla. Lo que sí sé es que llego al clímax imaginando tus latigazos en mi espalda. Grito tu nombre en pleno fervor, cuando me quedo sin aliento te susurro que soy tuya.

No hay final para nuestro comienzo. Te amo, mi señor.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s