Mi Kajira sueña

Habla Kajira, esclava sometida

Hoy soñé contigo y tu casa. No tenía mucho sentido. Como no se podía salir, tú organizaste una reunión en el salón de tu casa. Pero no me habías avisado. Me estabas follando contra el sofá y de repente empieza a llegar gente. Así que me escondo en el lavabo. Os enrolláis a beber y a fumar y discutir de política y yo aburrida en el baño. Hasta que te levantas, con la excusa de ir al baño y de una llamada al teléfono. Entras colocas tu mano con fuerza en mi boca para que no hable ni gima. Y empiezas a follarme fuerte mientras ellos siguen arreglando el país en tu salón. Me coloco a cuatro patas apoyándome en la bañera, y empiezas a embestirme sin mediar palabra. Te reclaman desde el salón pero les lanzas un gruñido a modo de excusa sin dejar de follarme con brusquedad. Y yo sin poder quejarme aún, tu mano me impide casi respirar. No tienes miramientos y me clavas tu polla hasta el fondo en mi coño. Como con rabia, escupes entre mis nalgas juegas con tu dedo dilatando mi culo, ya abierto por lo caliente que estoy y me sodomizas sin mediar palabra. Jadeas. Yo paso mi mano buscando tus huevos acariciándolos, a pesar del riesgo de perder el equilibrio. Se siguen oyendo voces desde tu salón. Pero tú sigues follándome sin parar, con prisa con ansia. Me haces sentirme tu puta, tu esclava, tu kajira a la que usas cuando te apetece. Y eso me hace sentirme más excitada, azotes en las nalgas.
Paras y me arrastras al salón follándome delante de todos. Y yo muerta de vergüenza mientras unos solo miraban y otros se pajeaban mientras tú seguías embistiéndome diciéndoles a todos que yo era tu esclava. No paras de follarme. Me das la vuelta y me sientas, tu polla a la altura de mi cara. Golpeas mis mejillas con ella mientras llevas mis manos a tus huevos. Lamo tu glande despacio pero me la metes de golpe en la garganta. Hasta el fondo, casi sin respirar. Me agarras del pelo tirando hacia arriba con fuerza para que te mire mientras te la chupo, como deseo. Al sentir tu polla en la garganta casi me atraganto, así que se me saltan las lágrimas que hacen que mi rimel se corra… todo mi maquillaje. Sigo mirándote con deseo y morbo sintiendo como me follas la boca e intentando darte todo el placer que pueda. Ya no aguantas más así que sacas tu polla de golpe, agarras mi mentón para que abra la boca, como si de una coreografía se tratase saco la lengua. Noto por tus huevos duros y rugosos que estás a punto de correrte. Espero ansiosa tu leche. Mi recompensa. Con mi lengua fuera, mirándote. Te pajeas muy duro y unas gotitas empiezan a salir tímidamente para de repente dispararse un chorreón de lefa contra toda mi cara y mis tetas. Imagínate mi maquillaje tu lefa, todo en ella. Yo me arreglo, me coloco la ropa, me despido del público estupefacto y me salgo por la puerta tan ricamente a casa de mi exmarido.

Kajira lasciva
Obediente
En llamas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s