No marques las horas

Kajira {mi amo}

Miro ansiosa el reloj, lo lento que pasa el tiempo comiendo con un amigo mientras lo único que quiero es que lleguen las 16.30 para llegar a tu casa. Me hablan mientras pedimos el postre pero mi cabeza sólo piensa en tu polla. Me escapo al metro y mi coño se va empapando por momentos a medida que me acerco a tu casa. Me abres la puerta,  tan guapo con tu camisa blanca, sonrío ansiosa por besarte y sentir tu lengua. Estas serio por todo lo que tienes que hacer y yo agradecida por el paréntesis que has hecho por mí a pesar de tus obligaciones.

Siento tus manos recorriendo mi cuerpo, pero no me dejas desnudarme, me torturas, sujetas mis manos. No paramos de enredar nuestras lenguas en besos largos y apasionados. Siento tu mano colarse entre mis pantalones y te susurro que soy tuya , que soy tu esclava , dispuesta  a lo que quieras, me abofeteas la cara y sonrío feliz, excitada.  Tus dedos se clavan en mi coño y azotas mi culito. Desabrocho el cinturón liberando tus pantalones y los calzoncillos liberando la polla que tanto deseo, la acaricio jugando con tu glande, muy cachonda,  gimo en tu oído suplicándote que me folles. Me quitas los pantalones y las bragas pero aún no me dejas desnudarme completamente.
Me colocas a cuatro patas, montándome por detrás sintiendo tus embestidas con tu polla, azotas mi culo y sonrío porque sé que me lo estas mirando, Y me imagino como estará tu polla clavada en él,  noto tu brazo agarrándome la cintura  como me pega a ti fundidos en uno sólo.

Pero no me quiero correr aún, me siento en el borde del sofá porque quiero lamer tu polla, empiezo a lamer despacito tu glande, muy despacio pasando suavemente tu lengua pero noto como me agarras con fuerza el pelo y comienzas a metérmela entera, follándome la boca con ganas, la trago entera casi al borde de las arcadas, guías mis manos para que acaricie tus huevos, (me gusta cuando me dices lo que tengo que hacer) miro hacia arriba para verte  cruzando nuestras miradas lascivas llenas de deseo,  me encanta sentirla dentro y como gruñes y gritas mi nombre al correrte. Tu semen tibio invade mi boca y quiero alargar ese momento, así que sigo amorrada a tu polla sin dejar salir tu leche tragándomela toda, acariciándote. Nos fundimos en un abrazo y estás tan sensible que al acariciar tu cuerpo te estremeces. Nos vestimos y es surrealista la conversación que mantenemos mientras me pongo las bragas… por eso te adoro.  Me explicas tus cosas   y te suplico cinco minutos más que te tumbes en el sofá , a tu manera me mimas , te doy besitos cortos con muchas ganas de ti pero ahora el tiempo pasa volando a tu lado.  Me cuesta alejarme de ti, pero entiendo que tienes mucho que hacer. Mañana pasaré por debajo de tu casa después de comer, me costará no llamar al timbre para robarte un beso.

Te deseo, amo.

2 comentarios sobre “No marques las horas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s